GESTIÓN COMUNIDAD Psicólogos en la Escuela

PSICÓLOGOS EN “ESCUELAS PARA LA VIDA”

La Administración Municipal en su plan de gobierno  “Medellín un hogar para la vida”“ en la línea Equidad prioridad para la sociedad y el gobierno ,  propende por el desarrollo de estrategias que promuevan  la  reestructuración del sistema educativo que genere opciones he impulse aprendizajes efectivos de los alumnos y el desarrollo de competencias y habilidades para la formación de sujetos éticos, en este sentido el proyecto Psicólogos en Escuela para la Vida , hace parte de un conjunto de ofertas de la Alcaldía  desarrolladas para tal fin.

El proyecto Psicólogos en Escuela para la vida tiene como fin fortalecer procesos institucionales y de desarrollo humano integral en la población escolar a través de atención psicosocial[1].  Por procesos institucionales, se comprenden todas a aquellas dinámicas   relacionadas con la convivencia, desarrollo de  métodos  pedagógicos, clima escolar, proyectos pedagógicos, aprendizajes explícitos e implícitos propiciados en la comunidad educativa.

ASPECTOS LEGALES QUE SOPORTAN Y ORIENTAN LA PROPUESTA

La educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social y con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica y a los demás bienes y valores de la cultura.  (Const. Política de Colombia, 1991).  La ley general de educación concibe la educación como proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en la una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes. (Artículo 1, Ley General de Educación).

    En el artículo  13 de la ley general de educación se definen los  Objetivos comunes de todos los niveles y se precisa que es objetivo primordial de todos y cada uno de los niveles educativos el desarrollo integral de los educandos mediante acciones estructuradas encaminadas a:

a) Formar la personalidad y la capacidad de asumir con responsabilidad y autonomía sus derechos y deberes;

b) Proporcionar una sólida formación ética y moral, y fomentar la práctica del respeto a los derechos humanos;

c) Fomentar en la institución educativa, prácticas democráticas para el aprendizaje de los principios y valores de la participación y organización ciudadana y estimular la autonomía y la responsabilidad;

d) Desarrollar una sana sexualidad que promueva el conocimiento de sí mismo y la autoestima, la construcción de la identidad sexual dentro del respeto por la equidad de los sexos, la afectividad, el respeto mutuo y prepararse para una vida familiar armónica y responsable;

e) Crear y fomentar una conciencia de solidaridad internacional;

f) Desarrollar acciones de orientación escolar, profesional y ocupacional;

g) Formar una conciencia educativa para el esfuerzo y el trabajo, y

h) Fomentar el interés y el respecto por la identidad cultural de los grupos étnicos.

Esta concepción integral de la educación, involucra tanto la transmisión de conocimiento como la generación de estrategias que promuevan el desarrollo físico, psíquico, social y cultural de los estudiantes, y por ello, debe reconocer a todos los actores involucrados en el proceso educativo, un papel  activo y dinamizante hacia la consecución de un ser con capacidades y habilidades para desenvolverse en su medio y afrontar los retos que la sociedad globalizada  le presente.

 

En cuanto a la calidad de la educación,  el plan sectorial de educación  la define como aquella que  “forma mejores seres humanos, ciudadanos con valores éticos, respetuosos de lo público, que ejercen los derechos humanos y conviven en paz. Una educación que genera oportunidades legítimas de progreso y prosperidad para ellos y para el país. Una educación competitiva,  que contribuye a cerrar brechas de inequidad, centrada en la institución educativa y en la que participa toda la sociedad”. (Plan Sectorial de Educación 2010-2014)

La ley 1620 de marzo de 2013 por la cual se ”crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar" plantea como funciones de la institución educativa desarrollar los componentes de prevención, promoción y protección a través del manual de convivencia, y la aplicación de la Ruta de atención Integral para la convivencia escolar, con el fin de proteger a los estudiantes contra toda forma de acoso, violencia escolar y vulneración de los derechos humanos sexuales y reproductivos, por parte de los demás compañeros, profesores o directivos docentes,  la ruta mencionada a su vez define los componentes de prevención , promoción y atención de la siguiente forma:

“El componente de prevención deberá ejecutarse a través de un proceso continuo de formación para el desarrollo integral del niño, niña y adolescente, con el propósito de disminuir en su comportamiento el impacto de las condiciones del contexto económico, social, cultural y familiar. Incide sobre las causas que puedan potencialmente originar la problemática de la violencia escolar, sobre sus factores precipitantes en la familia y en los espacios sustitutivos de vida familiar, que se manifiestan en comportamientos violentos”

“El componente de promoción se centrará en el desarrollo de competencias y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos. Este componente determina la calidad del clima escolar y define los criterios de convivencia que deben seguir los miembros de la comunidad educativa en los diferentes espacios del establecimiento educativo y los mecanismos e instancias de participación del mismo, para lo cual podrán realizarse alianzas con otros actores e instituciones 1e acuerdo con sus responsabilidades.”

“… el componente de atención deberá desarrollar estrategias que permitan asistir al niño, niña, adolescente, al padre, madre de familia o al acudiente, o al educador de manera inmediata, pertinente, ética, e integral, cuando se presente un caso de violencia u acoso escolar o de comportamiento agresivo que vulnere los derechos humanos, sexuales y reproductivos, de acuerdo con el protocolo y en el marco de las competencias y responsabilidades de las instituciones y entidades que conforman el Sistema Nacional de convivencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar.”

CONTEXTUALIZACIÓN

Durante los últimos años, la Secretaría de Educación ha  priorizado un modelo de gestión escolar que  ha producido cambios positivos en lo relacionado con la planeación estratégica, formación y cualificación de docentes, en temas académicos y formativos para el logro de una educación con calidad, pero es evidente que se requieren cambios que lleven a  una transformación efectiva  en la comunidad  y aún se deben superar conflictos y situaciones que impiden que la población escolar adquiera de manera ideal esa anhelada formación integral. 

El actual plan de gobierno, (Medellín un Hogar para la Vida  2012-2015),  es claro al enunciar, que la ciudad tiene el reto de trascender el tema de escolaridad hacia nuevas estrategias, que  beneficien tanto a la población estudiantil como a la comunidad educativa en general y para ello propone, la necesidad de una reestructuración del sistema educativo, con opciones que impulsen aprendizajes efectivos de los alumnos, además del desarrollo de competencias y habilidades, para que cada estudiante pueda terminar su ciclo educativo, con posibilidades de  ascenso en los niveles ofrecidos por nuestro sistema educativo y/o inclusión al sistema  productivo y esté en capacidad de afrontar los retos que le impone la actual sociedad globalizada.

Para el logro de los retos expuestos, la escuela y el aula pueden ser valoradas como lugares de investigación y conocimiento.  No obstante, la escuela como institución, y el   aula de clase, como su microcosmos, aún  no han sido suficientemente  objeto de exploración y es allí, donde  se producen las interacciones entre el alumno y el docente y se adquieren los conocimientos y prácticas necesarias para potenciar las capacidades de los educandos. Es en ambas donde se develan las diferentes dinámicas relacionales que afectan los procesos formativos de los estudiantes.

En lo que refiere a nuestro contexto, en la actualidad, la escuela afronta el reto de atender una población que cada día más  es más heterogénea a nivel cultural.  Los profesores, además están afrontando nuevas demandas de la sociedad, cambios en el conocimiento y sus formas de uso, diferentes maneras de afrontar las relaciones de autoridad, las diferentes maneras de relaciones entre la comunidad educativa y su entorno.  Como describe María Ángela Hernández Prados en su libro Los conflictos en la escuela:

“Realmente la escuela no es un lugar de encuentro donde se acoge, acepta y respeta al otro (al diferente), por el contrario, es un espacio delimitado por un muro en el que el alumno debe permanecer ocho horas diarias y en el que el profesor debe velar por el mantenimiento del orden y garantizar un modelo de enseñanza adecuado a los alumnos. Todo esto unido al abandono de los padres de sus obligaciones educativas con los hijos, la desmotivación de los alumnos y la excesiva burocratización de los centros escolares, están contribuyendo al deterioro de la convivencia en los centros, donde los insultos, las amenazas, las peleas, el rechazo, la marginación, etc. se están convirtiendo en algo habitual y común. Con este panorama de conflictividad, indisciplina y violencia escolar que se manifiestan cada vez más frecuentemente…, la vida escolar se vuelve incómoda para todos los miembros de la comunidad escolar y poco o nada adecuada para el buen desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje”. (Hernández, año 2001)

Este desencuentro entre las diferentes maneras de relaciones entre la comunidad educativa y su entorno, generan conflictos que cruzan el acto pedagógico, para Grasa (1987), el conflicto supone la pugna entre personas o grupos interdependientes que tienen objetivos incompatibles, o al menos percepciones incompatibles. Desde una perspectiva ética, el conflicto podría definirse como una situación de enfrentamiento provocada por una contraposición de intereses, ya sea real o aparente, en relación con un mismo asunto, pudiendo llegar a producir verdadera angustia en las personas cuando no se vislumbra una salida satisfactoria y el asunto es importante para ellas (Cortina, 1997).

Pero no solo la convivencia en la institución educativa es uno de los retos en la educación, otro gran reto es acercar la familia como primera instancia de  formación, a las dinámicas escolares. La familia y la escuela deben compartir elementos formativos con el  fin común, de  hacer de los hijos y de los estudiantes  ciudadanos felices en donde  prime el respeto por los otros y por la propia vida y formar seres capaces de desempeñarse de manera óptima dentro de la sociedad.

La Familia, es una institución reproductora no sólo de la especie, sino, además, de la sociedad y del sistema de valores que conforman la base cultural de todo conglomerado humano. La persona nace en una familia, por lo que adquiere identidad cultural a través de los valores, costumbres, tradiciones, hábitos de vida, sistemas de creencias, formas de estímulo y control de reglas, que se reflejan en el comportamiento que tienen los alumnos en la escuela.

Cuando hablamos de la familia y la escuela, hablamos en primer lugar, de la responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos, esta debe ser considerada esencial y fundamental en el aprendizaje, pues son ellos los que ponen  los primeros cimientos  decisivos que marcarán el futuro de cada ser humano. Los infantes en sus hogares harán sus primeras miradas sobre las personas, aprenderán sobre sus sentimientos, sobre la manera de relacionarse con los otros y allí perciben según los matices de sus padres o cuidadores.

Por estas razones, las instituciones educativas,  especialmente aquellas que están en contextos de difícil situación y en desventajas sociales, o con problemas de convivencia, no pueden trabajar  aisladas de las familias y de las comunidades respectivas. Es una evidencia que, cuando las escuelas trabajan en conjunto con las familias para apoyar los procesos educativos y formativos  de los estudiantes el aprendizaje de los alumnos, tienen mejores resultados. Por lo tanto, es esencial la necesidad de involucrar los padres y cuidadores tanto en las dinámicas de la institución, como en el acompañamiento de los procesos evolutivos de los estudiantes. Primordial

En este sentido, se hace necesario intervenir las instituciones educativas,  para vencer el conjunto de obstáculos y barreras,  que algunas veces son más perceptivos que objetivos, que impiden la colaboración y el trabajo conjunto de padres-familia-cuidadores con los directivos y docentes.  En este proceso, es importante vencer la desconfianza sobre lo que pueden aportar las familias a la calidad de la educación. Los padres no siempre participan cuando son invitados, debido al desconocimiento e inseguridad sobre lo que ellos pueden hacer, o simplemente por falta de tiempo. 

En las instituciones educativas además, pueden leerse las manifestaciones de patrones culturales de inequidad de género y abuso sexual, siendo este otro reto para la actuación de psicólogos que apoyen y asesoren el abordaje pedagógico  des estas problemáticas tanto en la promoción, como en la prevención de estas manifestaciones, valiéndose de la normatividad  vigente  (Ley 1098 de 2006 y Ley 1620 de marzo 2003).

El panorama anterior  evidencia que en la actualidad en muchas de las instituciones educativas de la ciudad, las dinámicas institucionales y los principios pedagógicos no están favoreciendo procesos formativos para la construcción de un sujeto ético. Esta problemática requiere intervenciones  de tipo educativo y comunitario capaces de movilizar la institución como un todo. Algunas propuestas privilegian la atención terapéutica la cual si bien logra algunas veces el alivio de algunos individuos, no logra impactar los procesos pedagógicos ni transformar las dinámicas institucionales que impiden la construcción de un sujeto ético. Sujeto ético entendido como  aquel que es responsable de sus actos, del cuidado de sí mismo y del cuidado de los otros, de lo público y con sentido de justicia.

OBJETIVOS  DE LA INTERVENCIÓN:

OBJETIVO GENERAL

Fortalecer procesos institucionales y de desarrollo humano integral en la población escolar a través de la atención psicosocial.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

  1. Fomentar  prácticas educativas y relacionales   promotoras de las competencias ciudadanas.
  2. Promover la construcción de mecanismos y discursos  de prevención y mitigación de la violencia social y sexual al interior de la institución educativa.
  3. Apoyar los proyectos pedagógicos y proceso institucionales que favorezcan ambientes propicios  para el aprendizaje.
  4. Participar en el abordaje de los desencuentros  entre  alumnos, docentes, familia, directivas.
  5. Promover en la comunidad educativa el  conocimiento como opción de vida.

ENFOQUE DE INTERVENCIÓN

La construcción de un sujeto ético se da gracias a la confluencia de instituciones sociales de las cuales un individuo se apoya para construir su subjetividad, ( la familia y la escuela)  estas instituciones deberán proveer  protección, cuidado, marcos éticos desde los cuales  el sujeto aprenda a relacionarse con el otro, consigo mismo  y con su entorno.

Las fracturas de estas instituciones generan vacíos en el proceso de subjetivación que dificultan el desarrollo de un sujeto ético, la capacidad que tengan para construir relaciones de solidaridad respeto y el desarrollo de modelos de autoridad en la familia y los modos de dirección en la institución educativa se convierten en el foco de esta intervención.

El psicólogo dirigirá su intervención a promover el desarrollo de dinámicas instituciones y practicas pedagógicas que faciliten el desarrollo de un sujeto ético, para ello deberá visibilizar aspectos del clima escolar, de las diferentes formas de relación  de la comunidad educativa que interfieran con el proceso formativo, deberá hallar claves que permitan incidir en la vida escolar, buscar mecanismos de participación que tome en cuenta a todos los integrantes de la comunidad educativa  rescatando sus aportes para consolidar un proceso formativo.   

Este enfoque  excluye el trabajo clínico, debido a que es necesario   resituar el acto educativo como un acto de rescate de la subjetividad y revalorar el lugar del maestro, del directivo y de la familia, evitando  derivar el desencuentro y las dificultades propias de lo educativo a un tercero, superando la paradoja “de pretender arreglar un problema pedagógogico en un espacio clínico”. Las prácticas de intervención en salud mental en el mundo contemporáneo, dominado por las exigencias de gestión, estandarización, evaluación y medición, paradójicamente excluyen la dimensión de la subjetividad. La argumentación tiene el propósito de resituar y reivindicar el lugar del sujeto y la subjetividad en el centro de la discusión sobre el actuar”. (Castro, 2013).  

Se quiere romper con la lógica culpabilizadora  de algunos sujetos (encarnados algunas veces en los estudiantes, en los padres o en algunos docentes) como  responsables de algo que por entero no les corresponde  y que por el contrario, son eventos que se deben situar dentro de un todo institucional.

Por lo anterior el programa de psicólogos en las Escuelas para la Vida está dirigido a intervenir sobre los procesos institucionales y no sobre los individuos en particular, enfocándose a cooperar en la solución de las dificultades que emergen del acto educativo.

La escuela necesita del apoyo de profesionales que tengan la comprensión del ser humano, profesionales cuyo objeto de estudio sea el comportamiento y que tengan las bases para comprender las diferentes etapas evolutivas del ser humano  y las dificultades que les atraviesan. La escuela debe ser acompañada por profesionales  que tengan capacidad para trabajar con equipos y propiciar construcciones conjuntas que lleven a la comunidad educativa a fortalecer la misión institucional en favor de estudiantes con elementos y herramientas que fortalezcan su personalidad y su posición dentro de la sociedad. 

La escuela entonces se convierte en un escenario propicio para formar el ciudadano que se plantea del plan de desarrollo 2012-2015,ciudadanos  comprometidos con la vida,  con un desarrollo humano integral bajo un enfoque de garantía de derechos con particular énfasis en aquellos grupos humanos que requieren un abordaje diferencial.

METODOLOGIA

La intervención en las instituciones educativas estará focalizada en 3 líneas:

•          Fomento de la convivencia y paz dentro de la comunidad educativa:

La institución educativa  se encuentra en el lugar privilegiado de educar a los alumnos en el manejo de la agresividad , a través del cuidado de si, del otro , de lo público y el respeto por los derechos humanos, es igualmente importante promover en el estudiante la discriminación de la violencia social que hace parte de su contexto y llega a la institución educativa ya sea a través del miedo del estudiante, de la reproducción por parte de este de los patrones violento por lo cual la institución deberá desarrollar propuestas pedagógicas que mitiguen el efecto de la violencia social.

Para lo anterior el psicólogo apoyará las innovaciones pedagógicas basadas en prácticas democráticas y colaborativas para el aprendizaje,  como aulas en paz y aprendizaje  cooperativo y desarrollo de competencias ciudadanas.

La propuesta es partir  de la revisión del proyecto educativo institucional y captar la esencia misional, los proyectos institucionales que la soportan, las metas que se tienen trazadas, los resultados de los aprendizajes de la población escolar, la percepción de la comunidad educativa sobre el clima escolar.

Fomentar la responsabilidad individual sobre las conductas de riesgo, los derechos hasta donde se infringen los de los demás, visibilizar los conflictos, crear reflexiones éticas, trabajo sobre la toma de perspectiva, consecuencias de los actos, expresiones de rechazo frente a las situaciones violentas.

•          Fomento de la participación de la familia en la escuela. A partir del análisis de los discursos que acercan y distancian a la familia de la escuela, se promoverá una resignificación de dicha relación que posibilite la cooperación para la educación y formación de los alumnos.

Familia y escuela son ámbitos que, según el grado en que se integren, tendrán sus efectos en la educación de los alumnos.

•          Prevención del maltrato y abuso infantil. Se requiere apoyar la   obligación  establecida para los  establecimientos educativos establecida en el artículo 43 de la Ley 1098 de 2006 de infancia y adolescencia. Las instituciones de educación primaria y secundaria, públicas y privadas, tienen  la obligación fundamental de garantizar a los niños, niñas y adolescentes el pleno respeto a su dignidad, vida, integridad física y moral dentro de la convivencia escolar. Ley 1620 de marzo 2013 por  la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar.

Es un aspecto fundamental de la intervención el análisis, reflexión y conceptualización del hacer en la institución, para ello los psicólogos harán parte de comunidades académicas, entendidas estas, como reuniones periódicas en las que se intercambian y producen de manera conjunta estrategias para hacer frente a las situaciones problemas más relevantes encontradas en las instituciones por el colectivo.  Serán espacios para reflexionar, retroalimentar, construir y proponer a la ciudad nuevas posturas frente al abordaje de las problemáticas institucionales.

Con estos encuentros académicos se busca la cualificación de los profesionales para perfilar un psicólogo capaz de hacer una lectura crítica y propositiva  de la institución educativa, que les permita proponer acciones e instaurar procesos que logren las transformaciones necesarias para crear ambientes de protección, proponer métodos pedagógicos que propicien ambientes favorables de aprendizaje y dinámicas institucionales donde se resignifiquen los vínculos alumnos-docentes, directivos-docentes y familia escuela.

Acercamiento inicial a las instituciones 

Consecuentes con la propuesta para realizar el plan de trabajo, se  parte de un diagnóstico  abordando las diferentes instancias del gobierno escolar a través de diferentes técnicas como entrevistas semiestructuradas, grupos focales, observación participante.

Participarán de este proceso:

1.         Rector

2.         Consejo directivo

3.         Consejo académico

4.         Directivos docentes y docentes

5.         Estudiantes

6.         Padres de familia

 

FASES DEL PROYECTO

El proyecto se propone en cuatro etapas:

  1. Inducción de profesionales y encuadre de proceso:

Se desarrolla un plan que aborda los aspectos legales y técnicos del proyecto, se abren espacios de articulación con proyectos afines, se brindan los elementos básicos para interpretar la información disponible en la secretaria de educación  por medio del laboratorio de calidad.    

  1. Sensibilización, reconocimiento y diagnóstico:

En esta fase  se contacta a las directivas de las instituciones  para exponer los alcances y limitaciones del proyecto, así como establecer vías de comunicación entre las instituciones y las coordinación e interventoría del proyecto.

El diagnóstico combinará la revisión de documentos normativos y técnicos que nos permitirán reconocer la estructura y procesos institucionales, identificar discursos y prácticas pedagógicas, visibilizar particularidades sobre los procesos de convivencia en la institución educativa, las dinámicas en torno a la participación de padres y las situaciones de abuso/violencia o maltrato presentes en la institución.

La lectura situacional también  obliga a integrar en el análisis las dinámicas del territorio.  Su historia, los procesos  de habitación de este territorio, sus conflictividades, sus formas de participación y resolución de los conflictos, las representaciones sociales sobre los niños, las niñas, los adolescentes; la sexualidad, la violencia, la escuela, ser padre, ser madre.

3.         Fase de implementación: en esta fase se desarrollan las estrategias acordadas con la institución educativa e incluye la participación en las comunidades de aprendizaje.

4.         Evaluación: Conjuntamente con la comunidad educativa se analizan los resultados de la intervención, se consolidan aprendizajes , se construyen alternativas a las dificultades encontradas y con la comunidad de aprendizaje se consolidan metodologías de intervención acordes las problemáticas propias dela institución educativa.

PRINCIPIOS ORIENTADORES

•          Fomento de la responsabilidad individual sobre las conductas de riesgo

•          Derechos hasta donde se infringen los de los demás

•          Generación de reflexión sobre la toma de perspectiva

•          Visibilización de los conflictos.

•          Expresión de rechazo frente a situaciones violentas. Actos simbólicos.

•          Creación de  reflexiones éticas.

ACTIVIDADES DE OBLIGATORIO CUMPLIMIENTO:

  1. Promover las Competencias ciudadanas a través la promoción de  :
  • Aulas en paz.
  • Disciplina positiva.
  • Manejo de conflictos.
  • Dilemas morales.
  • Juego de roles
  • Aprendizaje cooperativo.
  • Talleres reflexivos.
  1. Orientación vocacional (rescate del deseo, sentido de pertenencia, pasión por el saber, formación solidaria, satisfactores max neef).
  2. Fomentar en los docentes las estrategias de aula e institucionales, estrategias pedagógicas y técnicas para potenciar y adquirir competencias necesarias para mantener ambientes que propicien el aprendizaje.
  3. Motivar en los estudiantes el conocimiento como opción de vida. Promover a nivel individual y grupal   pasión  e interés por el conocimiento para contrarrestar la opción de hacer parte de la ilegalidad.
  4. Promocionar que “toda elección tiene una consecuencia”; promover relaciones en las que cada quien “trata a los otros como quiere ser tratado”; animar al conocimiento respetuoso del contexto, de las reglas de convivencia de los lugares y comunidades en que se interactúa.
  5. Desarrollar estrategias e instrumentos destinados a promover y evaluar la convivencia institucional.
  6. Promover la convivencia y la resolución pacífica de los conflictos que se presenten en la vida escolar de los estudiantes.
  7. Identificar factores de riesgo psicosocial (acoso, matoneo-bulling, violencia) que afectan la vida escolar de los estudiantes y proponer y ejecutar estrategias de intervención.
  8. Promover el buen trato y las relaciones armónicas entre los miembros   de la comunidad educativa.

10. Fomentar en los docentes las estrategias de aula e institucionales, para potenciar y adquirir competencias necesarias para mantener ambientes que propicien el aprendizaje.

11. Realizar talleres encaminados a formar a los niños, niñas y adolescentes en el respeto por los valores fundamentales de la dignidad humana, los Derechos Humanos, la aceptación, la tolerancia hacia las diferencias entre personas. Para ello deberán inculcar un trato respetuoso y considerado hacia los demás, especialmente hacia quienes presentan discapacidades, especial vulnerabilidad o capacidades sobresalientes.

12. Brindar información y realizar talleres a la población escolar para proteger eficazmente a los niños, niñas y adolescentes contra toda forma de maltrato, agresión física o psicológica, humillación, discriminación o burla de parte de los demás compañeros y de los profesores.

13.  Asesorar que en los  reglamentos escolares o manuales de convivencia los mecanismos adecuados  para la corrección de las faltas sean de carácter disuasivo, correctivo y reeducativo para impedir la agresión física o psicológica, los comportamientos de burla, desprecio y humillación hacia niños y adolescentes con dificultades en el aprendizaje, en el lenguaje o hacia niños y adolescentes con capacidades sobresalientes o especiales.

14. Activar y poner en conocimiento de la comunidad educativa las rutas de atención a los casos detectados de mal trato y abuso, existentes en la ciudad.

15. Realizar talleres de orientación a las familias o acudientes.  Pautas de crianza, manejo de la autoridad y temas que sean necesidades sentidas en la institución y el contexto familiar.

 

DOCUEMNTO ELABORADO POR  FLORENCIA DOMÍNGUEZ NARVÁEZ CON LA COLABORACIÓN DE JHONNY ECHAVARRÍA Y MARIBEL MUÑOZ CUARTAS.

Medellín julio de 2013

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS PRECISADAS PARA LA INTERVENCIÓN

Ley general de educación 115 de 1994 y Decreto 1860.

Ley 1098 de 2006.

Ley 1620 de 2013.

Sujeto ético Francisco Cajiao.

Competencias ciudadanas: de los estándares al aula. Compilado por Enrique chaux, Juanita Lleras, Ana María Velásquez.

 

 

 

 

 

 

ESCUELAS PARA LA VIDA

ÁRBOL DE PROBLEMAS

Dinámicas institucionales  y principios pedagógicos que no favorecen procesos formativos para la construcción de un sujeto ético

 

Incremento del riesgo de conductas violentas en la institución

 

Aumento en la desmotivación de   docentes  y dicentes frente a al proceso  educativo

 

Deficiente construcción de mecanismos y discursos  de prevención y mitigación de la violencia social y sexual al interior de la IE

 

Insuficientes  procesos de elaboración de los desencuentros  entre los  padres- acudientes-directivas docente

 

Prácticas educativas y relacionales  no promotoras de las competencias ciudadanas 

 

Deficiente desarrollo de competencias ciudadanas

 

Insuficientes procesos de elaboración de los desencuentros  entre s dicentes, docente en el acto  educativo

 

Afectación de los procesos educativos y formativos

 

Deficitario acceso a oportunidades y trasformación social

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reducción  del riesgo de conductas violentas en la institución

 

eficiente desarrollo de competencias ciudadanas

 

 acceso a oportunidades y trasformación social

 

Disminución de la desmotivación de   docentes  y dicentes frente a al proceso  educativo

ÁRBOL DE SOLUCIONES

 

 

 

 

Eficiente construcción de mecanismos y discursos  de prevención y mitigación de la violencia social y sexual al interior de la IE

 

Suficientes  procesos de elaboración de los desencuentros  entre los  padres- acudientes-directivas docente

 

 

Prácticas educativas y relacionales   promotoras de las competencias ciudadanas 

 

Dinámicas institucionales  y principios pedagógicos que favorecen procesos formativos para la construcción de un sujeto ético

 

Insuficientes procesos de elaboración de los desencuentros  entre s dicentes, docente en el acto  educativo

 

 

Afectación de los procesos educativos y formativos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Es importante aclarar que la atención no se centra en la intervención clínica individual, exceptuando los casos que ameriten una emergencia inmediata, por ejemplo los casos de crisis.  No obstante, se hace preciso mencionar que se requieren de habilidades clínicas para hacer lectura de las dinámicas institucionales.  

  • [Colombiaaprende]
  • [Gobierno en línea]
  • [Red de Bibliotecas]
  • [Sena]
  • [Icfes]
  • [Icetex.png]
  • [Alcaldía de Medellín]
  • [Medellín Digital]
  • [Portal educativo de Medellín]
  • [Ministerio de Educación Nacional]
Subir
Institución Educativa República de Honduras   "Cultivando ideales de transformación y vida."
Dirección: Carrera 50B No 97A - 30 Barrio Santa Cruz (La Rosa) Medellín - Antioquia | Teléfonos: 236 07 43
Copyright © 2013 - 2017 Master2000® S.A.S. - Todos los derechos reservados.